Esta semana, SOLTRA ha entregado unos esquís nuevos a María Martín-Granizo, esquiadora leonesa de 12 años, para que pueda seguir luchando por su sueño.

María Martín-Granizo es esquiadora y solo tiene una pierna; nació con una agenesia femoral por la que solo su pierna izquierda es operativa. Con doce años, esta joven leonesa es la primera persona en España con discapacidad que ha competido en la Copa Cordillera Cantábrica y en el trofeo Audi Quattro Cup. También es la primera en participar en el Trofeo Copa España de Discapacitados en la modalidad de Mujer de Pie.

SOLTRA ha querido premiar su valentía y esfuerzo. Por eso, esta semana el gerente de SOLTRA, Josean Idoeta, le ha entregado unos esquís nuevos para que pueda continuar con su sueño de convertirse en la mejor esquiadora en la modalidad de tres huellas.

También esta semana, la joven leonesa ha recibido junto a su grupo de esquí, el Club Deportivo Leitariegos, la beca ‘Vamos’ de Cola Cao. Gracias a la solicitud que realizó María a través de un video, el club recibirá 40 monos de competición valorados en 15.000 euros.

Sin duda, está siendo un buen año para María, que asegura que gracias al esquí ha hecho muchos amigos: en el club, en las distintas competiciones y en la Fundación TAMBIÉN, que busca la inclusión social de las personas con discapacidad a través del deporte. Pero todavía le quedan cosas por hacer antes de que termine el año; en unos días, la joven viajará a Sierra Nevada para entrenar con la Fundación TAMBIÉN.

“Veía a mis hermanos y decía: ¡Yo también quiero!”

María empezó a esquiar a los seis años. Al principio, sus padres no se habían planteado la posibilidad, pero ella insistió. “Yo veía a mis hermanos y decía: ¡Qué morro!¡Yo también quiero!”, cuenta.

Después de que sus padres se informaran sobre las distintas posibilidades con la Fundación TAMBIÉN, María empezó esquiando en una silla sujetada por su padre. Pero pronto se aburrió y pasó a esquiar con estabilos. “Es mucho más divertido y me siento más libre”, asegura.

Y desde entonces no ha parado de entrenar y competir. Y es que a María le encanta competir: “Me gusta ganar, como a todo el mundo, pero no soy competitiva”. Más que el triunfo, María valora la felicidad que le produce esquiar y los ratos con sus amigos y su hermana. Porque su hermana, que también esquía en el mismo club, es su mejor compañera: “Ella siempre me ayuda”.

María tiene muchos sueños, pero llegar a las Paraolimpiadas y a la Copa del Mundo es el principal. También conocer a la esquiadora estadounidense y campeona del mundo Lindsey Vonn. “Es la mejor”, asegura la joven leonesa.

Lo que está claro es que María Martín-Granizo no tiene límites. Por eso, a todo aquel que no se atreva a intentar algo por miedo al fracaso o por temor a que su discapacidad le impida logarlo, le manda un mensaje: “Si alguien te está diciendo que no vas a llegar, no te tiene que importar lo que piensen los demás; porque los demás no tienen ni idea”.

¡Compártelo!

Comparte esta publicación

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar